Translate

domingo, 1 de junio de 2014


Las respuestas de enojo: Baghdatis y su ira



El video nos muestra una escena que protagonizara Marcos Baghdatis en el Abierto de Australia 2012.  Es interesante para abordar un tema frecuente en los deportes que son los ataques de furia o rabietas de los deportistas.
En principio podemos decir que todo comportamiento tiene una finalidad, si el jugador realiza ese acto es porque para algo le sirve. Esto no significa que el comportamiento sea efectivo, como por ejemplo en este caso, para afrontar el estrés competitivo.
El sentirse nervioso puede ser una situación muy incómoda para un deportista en una competencia, ya que lo remite a tener o sentir miedo. Ante este cuadro algunos “prefieren” sentir rabia o enojo así tienen un “cierto” manejo de la situación, advierten que así la controlan y no se sienten desamparados. Es una de las tácticas que los jugadores utilizan para sobrellevar mejor los nervios.
El romper raquetas, revolear pelotitas a las tribunas o manifestar exageradamente frustración o enojo son mecanismos de defensa frente a la angustia. Ésta surge por lo general en momentos especiales, en el caso del tenis, por ejemplo puede darse ante reiteradas dobles falta, en un break point, en un set point, ante un fallo adverso, cuando se pierde con quien se debiera ganar, cuando el partido se va de las manos, etc.
¿Qué se puede hacer con este tipo de deportistas para que cambien de comportamiento?
- Filmar los partidos. Los deportistas toman conciencia de cómo reaccionan ante la adversidad o los momentos críticos y el impacto de verse “desde afuera” produce efectos positivos
- Adquirir un conjunto de rutinas y atenerse a ellas sobre todo en los momentos en que se empieza a sentir temor o nerviosismo
- Entrenar y competir para dar el 100% a nivel físico y emocional
- Trabajar en la visualización de situaciones adversas, cómo se quiere manejarlas tanto en lo físico como en lo mental
- Transmitir una imagen física positiva y serena en las situaciones desfavorables
- Diseñar un plan de juego concreto y tomar el compromiso de seguirlo
.
Básicamente se trata de trabajar con el deportista para que oriente esa energía que malgasta, en cosas que puede controlar como ser: la concentración, el ritmo respiratorio, su voluntad de entrenar, su persistencia en el esfuerzo más allá de los resultados, su diálogo interior y su actitud de lucha.
Si bien estas notas fueron pensadas a partir de una situación específica en un torneo de tenis, son extensivas a cualquier disciplina deportiva. Los que transitamos el ámbito deportivo hemos visto o presenciado escenas análogas:  chicos que prorrumpen en llanto,  deportistas que discuten acaloradamente con un árbitro, peleas entre participantes, etc. Son todas reacciones ante la impotencia y frustración que produce un rendimiento no deseado.

Espero que les haya servido. Hasta la próxima